¿Es el ejercicio en ayunas recomendable?

Depende de cómo lo practiques. Se trata de un tema controvertido en el mundo de la vida sana pues muchos son sus partidarios y otros muchos sus detractores, sus argumentos confunden y no dan una respuesta clara.

Cuando estamos en ayunas y entrenamos el organismo se encuentra en una situación en la que las reservas de glucógeno están limitadas, ya que fueron consumidas durante el sueño a través de funciones metabólicas de nuestros órganos. Por ello, el cuerpo empleara las grasas almacenadas en nuestro cuerpo.

Cuando empiezas a hacer ejercicio y se agota el glucógeno, el cuerpo empezara a utilizar las grasas almacenadas en tu cuerpo con una mayor rapidez.

La ciencia del ejercicio en ayunas

Para que el ejercicio en ayunas sea efectivo es recomendable un entrenamiento de baja intensidad, es decir, a 40-65% de la capacidad máxima. Esto genera una mayor oxidación de lípidos que un entrenamiento de alta intensidad.

Si continuas subiendo la intensidad del ejercicio no emplearas más grasa como fuente de energía.

En individuos entrenados con una dieta hipercalórica el ejercicio en ayunas les ayuda a mantener el peso e incrementar su tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina.

Consejos a tener en cuenta para hacer ejercicio en ayunas

  • Es necesaria una preparación básica del organismo. Si tu cuerpo no está entrenado, al empezar a hacer ejercicio en ayunas en fácil para tu cuerpo elevar las pulsaciones y transformar un entrenamiento de baja intensidad en uno de alta.
  • Hidrátate antes, durante y después del entrenamiento.
  • Lleva contigo algún snack saludable que puedas consumir si sientes mareos.
  • No consumas bebidas isotónicas ya que contienen azúcares que alterarían tu ayuno.
  • Realiza ejercicio poco después de levantarte.
  • Al terminar el entrenamiento para evitar la destrucción de los músculos debes consumir carbohidratos, proteínas y aminoácidos que contribuyan a regenerar e incrementar la masa muscular.

El ejercicio en ayunas incrementa el riesgo cardiovascular y el riesgo de sufrir de deshidratación. Se recomienda entonces consumir frutas y consumir agua o té para reducir lso riesgos de daño a tu organismo y entrenar de forma más eficaz.

Artículos Relacionados

Leave a Reply