Apúntate a Pilates

Apuntate a pilates

El Método Pilates trabaja desde hace años las técnicas de rehabilitación de Joseph Pilates, un entrenador y boxeador alemán que desarrolló una serie de ejercicios durante más de 20 años de estudio y aprendizaje partiendo de otras disciplinas como el yoga, el Zen, y las enseñanzas de acondicionamiento de ciudades como Grecia y Roma.

Durante años de aprendizaje, Joseph Pilates puso en marcha una tabla de ejercicios realizados en el suelo para la recuperación de heridos que combatieron durante la Primera Guerra Mundial con patologías físicas y psíquicas. Así, empezó a desarrollar unos equipos para rehabilitar a sus pacientes y otorgar a sus músculos y articulaciones mayor resistencia y movimiento. Sus enseñanzas han llegado hasta nuestros días y siguen siendo practicadas por millones de personas en el mundo.

El método Pilates puede realizarse tanto con aparatos como en el suelo practicando sus distintos ejercicios. No importa la edad ni la condición física para ver cómo en unas cuántas sesiones mejorará la resistencia, la flexibilidad, la agilidad y el movimiento corporal de quien lo practica. Incluso, ayuda a corregir las malas posturas, dolores de espalda y otras molestias musculares crónicas.

Este innovador sistema de ejercicios para el cuerpo y la mente transforma la manera en que tu cuerpo se presenta, siente y se desarrolla. ¿Cómo? Aumentando tu tono muscular sin excesos, tonificando tus piernas, consiguiendo un vientre más plano y una figura más esbelta.

Los beneficios del Pilates han sido conocidos durante décadas por bailarines y atletas profesionales para adquirir mayor resistencia, flexibilidad y prevenir posibles lesiones. Y hoy en día, siguen siendo practicados por las “celebrities” de Hollywood, bailarines, artistas y modelos para mantenerse en forma.

¿Cuáles son sus beneficios?

•  Equilibra cuerpo y mente. Pone tu mente en contacto con tu cuerpo corrigiendo la posición de la columna vertebral y la zona pélvica, concentrándose en la respiración y en una serie de movimientos fluidos que te ayudarán a sentir tu cuerpo y controlar sus movimientos.

Este método aumenta el tono muscular sin excesos, tonificando las piernas y logrando un vientre más plano

La calidad del movimiento se evalúa sobre la cantidad de repeticiones de cada uno de los ejercicios. La respiración es esencial ya que será la que te ayude a ejecutar los movimientos con el máximo de poder y de eficacia. Aprendiendo a respirar correctamente con los ejercicios del Método Pilates, podrán reducirse notablemente tus niveles de estrés.

•  Desarrolla la fuerza corporal “sin excesos” equilibrando la musculatura y ganando mayor flexibilidad. Mejora la elasticidad de los músculos y el movimiento de los mismos. Un cuerpo con fortaleza y flexibilidad equilibrada es menos propenso a tener lesiones.

•  Practicándolo con constancia, te ayudará a conseguir un vientre plano y una espalda fuerte previniendo contracturas y otros dolores musculares. Trabaja los músculos abdominales más cercanos a la espina dorsal integrando el tronco, la pelvis y las extremidades.

•  Tonifica el cuerpo y le previene de lesiones deportivas. El Pilates busca el equilibrio muscular para evitar dolores crónicos de espalda y fortalece todo el cuerpo incluyendo los tobillos y los pies. Ningún grupo de músculos del cuerpo está sobre-desarrollado o infra-desarrollado con la práctica del Pilates. La musculatura corporal está siempre equilibrada y tonificada, ayudándote a realizar las actividades que realizas diariamente y otros deportes con mayor facilidad y menor riesgo de dolor.

•  Coordina eficientemente el movimiento para desarrollar buenas posturas y mantenerse con una salud óptima.

•  Muchos de sus ejercicios se desarrollan en posición sentado o tumbado por lo que la mayoría de ellos son de bajo impacto.

El Pilates es, por tanto, uno de los sistemas más flexibles de ejercicios actualmente y uno de los más fáciles y efectivos para practicar deporte. Sus modificaciones posturales te permitirán mayor o menor rango de dificultad, desde principiante a avanzado. Puedes empezar con la serie de ejercicios que mejor se adapte a ti y a tus necesidades e ir incrementando la intensidad de los mismos conforme tu cuerpo se vaya adaptando a un ritmo y mejorando progresivamente.

Artículos Relacionados

Leave a Reply